Precio AR$

Achaval Ferrer Finca Altamira 2013

$ 3600.00

Comprar

Terroir. El enólogo italiano Roberto Cipresso se encuentra entre aquellos pioneros que entendieron la importancia de la búsqueda del terroir mendocino. Es cierto, la composición de esta etiqueta es Malbec en un ciento por ciento. Pero sería un error detenernos en el varietal, porque las características de este vino sobrepasan por mucho los rasgos básicos de una cepa. Este ejemplar ha sido creado ni más ni menos que para exaltar las características inigualables de un viñedo extraordinario, capaz de generar verdaderas piezas de colección a partir de sólo 3 plantas por botella. Así es Finca Altamira, el privilegiado terroir que Achaval Ferrer posee en La Consulta (Valle de Uco), a 1.050 metros sobre el nivel del mar. Aquí, el clima de montaña se conjuga con un suelo de origen aluvional, rico en sedimento volcánico, que exige a las plantas un esfuerzo extra. El cuidado del equipo enológico es primordial, porque se trata de plantaciones delicadas y muy antiguas, que datan de 1925. En total, Finca Altamira comprende unas 6 hectáreas, registrando una producción promedio anual de 7.000 a 10.000 botellas.

Elaboración. La filosofía de trabajo que persiguen Roberto Cipresso, Santiago Achaval y los demás miembros del equipo enológico de la bodega, se basa en los principios de no intervención. El objetivo es que Finca Altamira exprese, añada tras añada, el reflejo mismo de lo que ha sucedido naturalmente a lo largo de las 6 hectáreas de terroir. Los cuidados minuciosos de las plantas, la no utilización de agroquímicos ni de mallas antigranizo, la cosecha manual, y la fermentación en pequeños tanques, son los aspectos centrales que conforman el proceso de elaboración de estas etiquetas.

 

"Este es el mejor Finca Altamira que he probado. ¡Es grandioso! Alrededor de 10.000 botellas se elaboraron de este notable y llamativo Malbec, nacido a partir de suelos calcáreos".

luis gutiérrez

the wine advocate

 

Crianza. La etapa de crianza resulta fundamental para que los vinos de terroir consigan expresar la mayor riqueza de sus potenciales. Para Finca Altamira 2013 se utilizaron barricas de roble francés, de primer uso, con tostados determinados por la bodega. Este vino no fue clarificado ni filtrado, razón por la que la formación de sedimentos podría ser notable después de algunos años de guarda. Esta es una característica propia en los vinos de altísima calidad.

 

NOTAS DE CATA

Finca Altamira 2013 sobresale como uno de los grandes exponentes que ha generado este terroir a lo largo de los últimos años.

Aquí, el viñedo ha logrado conjugar la mayor parte de los factores que transforman al vino en algo extraordinario.

Desde su característico color púrpura de marcada intensidad hasta su potencial aromático. Todo expresa un notable comportamiento natural. En nariz sobresalen sutiles notas de frutos rojos y negros, en perfecta armonía con algunas otras que recuerdan especias, tabaco y vainilla.

De evolución asombrosa. Sin dudas, uno de los grandes ejemplares de la bodega. (M. B.)


Maridaje & Servicio.
Achaval Ferrer Finca Altamira 2013 es ideal para acompañar platos de carnes bien condimentadas y pastas bañadas con salsas intensas. Recomendamos decantar este vino 30 minutos antes de su consumo. Temperatura de Servicio: 16°C – 18°C.

Masterpieces | Music & Wine. La conjunción de obras maestras musicales con grandes etiquetas ha confirmado científicamente la amplificación de la percepción y el placer de los sentidos. Para disfrutar al máximo de esta fantástica creación, sugerimos acompañarla con la genial Sinfonía N° 9 en Do Mayor, D. 944, de Franz Schubert, interpretada por la Orquesta Filarmónica de Viena, bajo la dirección de Nikolaus Harnoncourt. Esta obra, conocida como la Grande, fue escrita entre 1825 y 1826 y consta de 4 movimientos: Andante – Allegro ma non troppo, Andante con moto, Scherzo – Allegro vivace, y Finale – Allegro vivace.

Achaval Ferrer. El proyecto Achaval Ferrer concretó sus primeros pasos en 1995, cuando Santiago Achaval, Manuel Ferrer, Roberto Cipresso, Tiziano Siviero y Diego Rosso, decidieron llevar a cabo la idea de fundar una bodega capaz de mostrarle al mundo el potencial de los vinos argentinos. La calidad genuina y la búsqueda constante del terroir, fueron los ejes conductores de un trabajo colectivo, encabezado enológicamente por el talentoso Roberto Cipresso, previamente reconocido por sus creaciones en la Toscana italiana. Desde sus primeras épocas en Mendoza, Cipresso logró fascinarse con una serie de viñedos antiguos, en especial, Finca Altamira. Desde aquí surgieron algunas de las más elogiables piezas de la bodega, como Achaval Ferrer Finca Altamira 2009, que 2 años más tarde fue galardonada con 99 puntos Robert Parker, transformándose en la primera etiqueta sudamericana en alcanzar esa cifra. Actualmente, Achaval Ferrer exporta sus productos a más de 65 mercados internacionales y es reconocida claramente como una de las 5 mejores bodegas de la Argentina.

 

 

¿Consultas? (+54 11) 6089 – 3212. Stock sujeto a disponibilidad.
Beber con moderación. Prohibida su venta a menores de 18 años.
Contenidos Exclusivos, elaborados íntegramente por Vinoteca Argentina.
Prohibida su reproducción, total o parcial. Copyright 2016.