Precio AR$

Johnnie Walker Blue Label

$ 7800.00

Comprar

Origen & Elaboración. La principal etiqueta de Johnnie Walker sobresale como uno de los exponentes más reconocidos del mundo del whisky. Su elaboración se produce a partir de la mezcla de algunos de los ejemplares más raros, delicados y excepcionales de Escocia, utilizándose para su creación apenas 1 de cada 10.000 barriles. Se estima que serían alrededor de 40 los whiskys de antiguas destilerías utilizados por el Master Blended, incluidas Glen Albyn y Cambus. Aunque la edad de añejamiento no es oficialmente declarada, se cree que muchos de los whiskys que conforman Blue Label han sido añejados durante 50 años aproximadamente. La denominación Blended Scotch corresponde a whiskys elaborados con mezclas de ejemplares Single Malt y ejemplares Single Grain. La calificación de Scotch o Escocés es exclusiva para whiskys elaborados en esta región británica, a partir de cebada malteada o grano, envejecidos en barricas de roble de 700 litros o menos, durante un período mínimo de 3 años. La elaboración se inicia a partir del malteado. Este proceso se basa en los cereales y en la conversión del almidón en azúcar soluble. Se añade agua caliente al proceso natural de germinación, para que el cereal crezca, pero posteriormente el proceso se interrumpe a partir del secado en un horno. Luego, los cereales son molidos y se mezclan con agua. Se extrae el líquido caliente, se lo enfría y a continuación se incorpora la levadura, lo que originará el proceso de fermentación. El resultado es una especie de cerveza que se somete a una doble destilación (se hierve el líquido en un alambique o gran contenedor de cobre), cuyo objetivo es incrementar las concentraciones de alcohol y sabor. La elaboración culmina con la transferencia del whisky a barricas de roble diseñadas especialmente según los requerimientos del productor.

 

"Creado con barricas - seleccionadas a mano - de los whiskys más excepcionales, no existe otra experiencia sensorial que iguale a la de Johnnie Walker Blue Label. Incomparablemente rico y ahumado, con olas suaves de sabor potente".

JIM BEVERIDGE

MASTER BLENDED

 

Maridaje & Servicio. Johnnie Walker Blue Label puede beberse solo o acompañando platos de carnes con salsas intensas, y especialmente postres a base de frutos secos, como nueces, avellanas y almendras. Para apreciar al máximo las características de este ejemplar, sugerimos beberlo solo, en un vaso con tallo, de apertura pequeña. Aunque pueden añadirse pequeñas medidas de agua o hielo, los mejores resultados surgirán del whisky en su estado original, bebiéndose suavemente, con sorbos pequeños, e intercalando con sorbos de agua fría, para refrescar el paladar y evitar que éste se sature por el alcohol. Si prefiere beber el whisky con agua, sugerimos utilizar agua destilada o embotellada. Si prefiere beberlo con hielo, lo más recomendable es añadir apenas un cubo, para que el whisky no se enfríe demasiado, y especialmente para evitar que una cantidad excesiva de agua modifique sus características originales.

 

notas de cata

Excepcional creación de la casa de Kilmarnock. Presenta un potencial aromático a la altura de lo que se espera de una etiqueta de este calibre, conquistando con aromas de avellanas, roble ahumado, vainilla, miel, pasas de uva y algunas especias muy sutiles.

En boca despliega una complejidad única, que recorre con gran personalidad un extenso abanico de sabores.

Se distinguen notas de jerez, vainilla, sándalo, chocolate amargo y jengibre, con la miel y los ahumados siempre presentes, en perfecto equilibrio.

De final sofisticado y sumamente delicado. Inolvidable. (M. B.)

Masterpieces | Music & Wine. El carácter de ejemplar especial que rodea a Johnnie Walker Blue Label lo transforma en una pieza ideal para maridar con la mejor música del mundo. Esta combinación excelsa, que tanto fomentamos desde aquí, resulta casi inmejorable en la empresa de agudizar los sentidos para descubrir los verdaderos detalles de calidad. Para disfrutar de la real esencia de esta pieza ícono de la casa de Kilmarnock, sugerimos el genial Concierto para Violín en Re Mayor, Op. 61, de Ludwig van Beethoven, interpretado por Itzhak Perlman y la Orquesta Filarmónica de Berlín, bajo la conducción de Daniel Barenboim. Beethoven concluyó esta composición en 1806, estrenándose el 23 de diciembre del mismo año, en el Theater an der Wien de Viena. 17 años después del fallecimiento de Beethoven, la obra tomó un impulso renovador, interpretada por Joseph Joachim y la notable conducción de Felix Mendelssohn.

Johnnie Walker. Para descubrir el origen de lo que actualmente conocemos como uno de los productores de whiskys más importantes del mundo, debemos dirigirnos a Kilmarnock, oeste de Escocia, y remontarnos a 1820. Por aquel entonces, el joven fundador John Walker vendió la granja heredada de su padre y adquirió una pequeña tienda, a través de la que comenzó a comercializar sus propios whiskys. El primer paso fue mezclar diferentes Single Malts para diferenciarse del resto y alcanzar un sabor nuevo, capaz de cautivar a los consumidores. A partir de allí, y pese a los innumerables vaivenes de la época, el proyecto Walker no interrumpió nunca su crecimiento. El legado de John fue continuado por su hijo Alexander, quien tomó algunas decisiones fundamentales para el futuro de la marca. En 1867, lanzó la primera mezcla comercial, denominándola Old Highland Whisky. Un notable convenio le permitió a Johnnie Walker distribuir sus productos en diferentes regiones del mundo, concretándose así un salto determinante para la empresa. Fue por esos tiempos cuando Alexander decidió adoptar la botella cuadrada y también la distintiva etiqueta inclinada a 24°. Los hijos de Alexander – Alexander II y George – continuaron el legado familiar y fueron más allá, dándole origen a dos etiquetas clave: Johnnie Walker Red Label y Johnnie Walker Black Label. Otro gran acierto de los hermanos Walker fue la adopción del dandy caminante como logotipo emblema de la marca y, a su vez, como un inmenso homenaje para su abuelo John. A partir de allí no pasarían muchos años para que Johnnie Walker sobresaliera como una de las marcas de whiskys más importantes, llegando – en 1966 – a obtener el Queen’s Award for Export Achievement, el reconocimiento más prestigioso que el Reino Unido les otorga a las compañías por sus exportaciones. En 1992, la casa amplió su Portfolio, incorporando Johnnie Walker Blue Label, su etiqueta más reconocida. Poco después, la gama de productos se amplió con la llegada de las líneas Gold Label Reserve y Platinum Label, bajo las directivas del Master Blended Jim Beveridge.

 

 

¿Consultas? (+54 11) 6089 – 3212. Stock sujeto a disponibilidad.
Beber con moderación. Prohibida su venta a menores de 18 años.
Contenidos Exclusivos, elaborados íntegramente por Vinoteca Argentina.
Prohibida su reproducción, total o parcial. Copyright 2016.