10 Ocasiones para Elegir el Mejor Vino

Maximiliano Bertolini

 

El proceso de selección de una buena etiqueta debe ser, probablemente, uno de los más atractivos dentro del mundo del vino.

Basta con tener frente a nosotros algún catálogo, carta o listado, para comenzar a colmarnos de dudas e inquietudes repletas de ansiedad.

Sin embargo, obsequiar un vino no se limita al gesto de provocar felicidad en el otro, sino que busca también generar un placer permanente, porque cuando alguien recibe una etiqueta especial, la satisfacción irá mucho más allá y se extenderá durante varias etapas: la guarda, el período previo al consumo, el consumo y el post consumo, junto a las anécdotas que lo rodeen.

Lo sabemos, hoy en día existen paladares tan diversos como la carta de vinos más completa. Y allí surgen los primeros inconvenientes. O mejor dicho, ¡los primeros desafíos!

Hoy, usted tiene en mente hacerse de una botella especial y luego obsequiarla. Pero, ¿quién será el destinatario?

Por lo general, los grandes vinos suelen hablar por sí mismos y no necesitan de introducciones grandilocuentes. Sin embargo, es importante mostrar esmero en este fascinante objetivo, porque no basta con acudir sólo a los nombres.

Si hay algo que caracteriza fuertemente a la actual vitivinicultura es su constante predisposición al cambio. Y eso es fantástico, porque todo está dispuesto para una permanente evolución.

Entonces, son muchas las opciones acertadas. A veces, lo clásico es lo más recomendable. En otras ocasiones, lo innovador se impone con fuerza, y en otras tantas, la combinación de ambos resulta inmejorable. Pero tiene que ver con la ocasión y con el destinatario. Indudablemente.

A continuación, nosotros intentaremos brindarle una pequeña ayuda, basada en convicciones genuinas, para que usted pueda inclinarse por la alternativa indicada. ¡Le deseamos mucha suerte con la búsqueda!

I: Negocios, elegancia y complejidad

Gernot Langes 2006: Jorge Riccitelli y Pablo Minatelli realizaron un fantástico esfuerzo conjunto para darle vida a la principal creación de Norton. Este Blend de Malbec, Cabernet Sauvignon y Cabernet Franc, lleva su denominación en honor a Gernot Langes-Swarovski, propietario de la casa. Etiqueta exclusiva (ese año se produjeron apenas unas 5.000 botellas), compleja y de altísima calidad, totalmente sugerida para concretar operaciones comerciales o para agasajar a un cliente especial.

II: Sorprendiendo a un conocedor

Gran Enemigo Blend 2009: El Joint Venture entre Adrianna Catena y Alejandro Vigil dio como resultado Aleanna, el genuino e innovador emprendimiento del cual se desprendió este fantástico ejemplar. Gran Enemigo es un corte con base de Cabernet Franc, armonizado con leves aportes de Malbec y Petit Verdot. Es sofisticado, complejo y puramente expresivo, de esos que sorprenden incluso a quienes cuentan con un paladar exigente y acostumbrado a las mejores creaciones.

III: Amante de los clásicos

Particular Malbec 2010: Etiqueta obligada para quienes desean agasajar a un amante de los clásicos del vino argentino. Esta creación de Casa Bianchi reposa airosa entre los consagrados del ámbito nacional, porque ha sabido entender, como pocas, la imprescindible conexión entre tradicionalismo, calidad e innovación. Con el correr de las cosechas, Particular Malbec ganó en personalidad y estilo, fortaleciendo la regularidad típica de la bodega. Un Malbec de estirpe, sobrio y colmado de muchísimo potencial.

IV: Un vino para mi mejor amigo

Marchiori & Barraud Perdriel Malbec 2016: No existen demasiadas opciones comparables con esta etiqueta, cuando se trata de satisfacer a un amigo con un obsequio de vinos. Si usted no es adepto a este ámbito, tal vez el nombre le resulte poco familiar. Pero eso es una virtud para estas etiquetas especiales. Su amigo le preguntará “¿De qué bodega es este vino?”, y usted podrá responderle: “Es un Malbec suave, delicado y moderno, de la bodega boutique Marchiori & Barraud, un emprendimiento personal de los ex enólogos de Viña Cobos”. Y no habrá más que agregar.

V: Amantes de los blancos

Mariflor Sauvignon Blanc 2015: Si nuestro destinatario es un fiel seguidor de las etiquetas blancas, esta creación de Michel Rolland será recibida con el mayor de los agrados. No es necesario destacar aquí la inigualable experiencia de este genio de la vitivinicultura. Pero sí es bueno resaltar que su magia francesa también se posó sobre los blancos, y este Sauvignon Blanc es clara prueba de ello. Calidad genuina y un precio razonable, para una etiqueta colmada de satisfacciones.

VI: Piezas de Colección

Noemía 2011: Si usted cuenta con un amigo o familiar que se desvive por coleccionar etiquetas inigualables, Noemía 2011 es la elección indicada. Con este ejemplar, no sólo conseguirá generarle una mueca de espontánea felicidad, sino que además será el responsable de que, dentro de algunos meses o años, su destinatario celebre la paciencia de haber guardado una botella tan sublime, elaborada en el medio de la Patagonia, por Hans Vinding Diers, uno de los mejores enólogos de nuestros tiempos.

VII: Reunión de amigos

Padrillos Malbec 2016: Comienza la semana y se espera con ansias esa reunión impostergable que celebrará con sus amigos, entre anécdotas y exquisiteces. Pero esta vez, usted será el encargado de obsequiarles el vino. Y no puede fallar. Entonces encuentra una etiqueta novedosa, elaborada por Ernesto Catena y cuya belleza no se queda sólo en la estética, sino que va más allá. Eso es Padrillos Malbec 2016, un ejemplar fantástico, joven, moderno y sumamente equilibrado, que expresa calidad, suavidad y atracción desde los primeros sorbos.

VIII: Una cena especial

Angélica Zapata Malbec Alta 2009: Cuando las ocasiones se presentan dentro de un marco especial, es necesario que las etiquetas que elijamos estén a la altura. Como este Malbec de estilo, elaborado en Mendoza por una de las bodegas más reconocidas de la Argentina. Aquí, la mano de Alejandro Vigil se percibe con fuerza, a través de un genial equilibro de clásica modernidad, que resalta sabores frutales, delicadeza y un final excepcional. Muy recomendable.

IX: El mejor Pinot

Chacra 32 Pinot Noir 2011: Etiqueta de extrema calidad, elaborada por Hans Vinding Diers en la Patagonia. Es cierto, su valor es elevado, pero vale la pena. Cuando nos referimos a Chacra 32, probablemente estemos hablando de uno de los mejores Pinot Noir que se producen en suelo americano y, sin dudas, del mejor exponente de la cepa en la Argentina. Simplemente único.

X: Para el final, ¡tardíos!

Susana Balbo Late Harvest Torrontés 2016: Para el final, los postres, y también los vinos dulces tardíos, como esta maravilla de Susana Balbo, elaborada con uvas de Altamira, en San Carlos, Mendoza. Esta etiqueta sorprende gratamente por características poco habituales en otros ejemplares. Es suave, delicado y de tenue dulzor, y además complejo, con sabores que dan que hablar a lo largo de todo el consumo. Exquisito.

 

 

Contenidos Exclusivos, elaborados íntegramente para Vinoteca Argentina.
Prohibida su reproducción, total o parcial. Copyright 2018.