Precio AR$

Château Pontet-Canet 2010

$ 25000.00

Comprar

A G O T A D O

Terroir. Cuando hablamos de vinos de extrema calidad, el terroir no pasa a ser importante, sino fundamental. Pero cuando hablamos de un Grand Cru de Pauillac, hablamos de un terroir absolutamente especial. Esta pequeña región del Médoc, en Burdeos, goza de una combinación excepcional de riqueza geológica y meteorológica, capaz de producir algunas de las etiquetas más memorables de todos los tiempos. Una de ellas, sin dudas, es este Château Pontet-Canet 2010, elaborado a partir de uvas Cabernet Sauvignon, Merlot, Cabernet Franc y Petit Verdot, cuidadosamente cosechadas y seleccionadas por un equipo enológico casi obsesivo con los trabajos en las vides. Gracias a esa predisposición hacia la perfección del vino, la propiedad de Alfred Tesseron pudo evolucionar extraordinariamente en su costado más distintivo: la viticultura orgánica y biodinámica. Esta filosofía comenzó a implementarse en el Château desde 2004 y año tras año ha logrado consolidarse sobre resultados con niveles altísimos. Junto a Tesseron, el equipo enológico está encabezado por Jean-Michel Comme, quien destaca el valor de lo que denomina la cosecha del terroir homogéneo, una técnica que consiste en dividir las parcelas en dos o tres subdivisiones, buscando la maduración perfecta de las uvas.

 

"Los aromas son increíbles, con notas de arándanos, flores secas, rocas y especias. De cuerpo completo e increíblemente integrado. Hay una pureza maravillosa. Tiene la asombrosa transparencia que evidencia todos los elementos de un terroir único".

JAMES SUCKLING

CRÍTICO

 

Elaboración & Crianza. El enólogo Jean-Michel Comme encabeza el equipo de trabajo que se encarga de la elaboración de este Grand Cru único de Pauillac. La meticulosidad en el cuidado de las vides es extrema, así como también en la fase de la vendimia y en la etapa de vinificación, en las que se persigue y respeta estrictamente la política de una mínima intervención dentro de los procesos naturales de elaboración. Esto llevó a que Château Pontet-Canet concretara en 2010 su primera cosecha 100% orgánica y biodinámica, hito que renovó y fortaleció el prestigio infinito de la región. En la bodega, el espacio inaugurado en 2005 asegura un trabajo cualitativo enorme, a partir de pequeñas cubas cónicas de cemento, muy cuidadas. Según Engerer, la correcta combinación de roble y cemento permite una notable inercia térmica, fundamental para los vinos destinados a una guarda muy prolongada. El promedio de duración de la etapa de maceración comprendió aproximadamente unos 28 días. La crianza de este ejemplar se extendió durante un período de 20 a 24 meses. Para ello se utilizaron barricas nuevas de roble francés. En total, la producción alcanzó las 72.000 botellas. No se realizaron clarificaciones ni filtrados.

 

NOTAS DE CATA

Un vino absolutamente asombroso. Proviene de uno de los pocos viñedos biodinámicos de Burdeos, aunque es probable que comencemos a ver muchos más, dado el éxito que Tesseron parece tener en todos los niveles. Este extraordinario ejemplar despliega la clásica nariz de Pauillac, en similitud con su vecino Mouton-Rothschild.

Sobresalen las notas de crema de casis, violetas y otros sutiles aromas florales. Es un vino potente e intenso, pero nunca se muestra pesado o astringente. Su frescura, su gran cuerpo y su riqueza, resultan simplemente una experiencia extraordinaria.

Es un verdadero privilegio probar algo tan asombroso como esto. Necesitará al menos una década de guarda. Pontet-Canet 2010 es la versión más estructurada, tánica y contenida del gran ejemplar 2009. ¡Felicitaciones! (Robert Parker)

Maridaje & Servicio. Château Pontet-Canet 2010 es un Grand Cru caracterizado por su enorme y fantástica complejidad de sabores. Para evitar que un plato equivocado altere esas cualidades, sugerimos maridarlo con preparaciones específicas. En carnes, recomendamos bistec de solomillo, lomo a la pimienta, ojo de bife con champiñones, o platos de carne glaseada y pollo asado. En pastas, recomendamos recetas clásicas de Italia, como los deliciosos tortelli di zucca de Lombardía, o una muy bien elaborada lasagna di Bologna. También conjuga perfectamente con quesos intensos, de características firmes, como las variedades emmental y camembert. A la hora de los postres, este ejemplar se asocia perfectamente con chocolates amargos, en especial con aquellos que contienen un alto contenido de cacao. Para el servicio, recomendamos utilizar copas de cristal transparente, sin tallar, y de volumen amplio. Estas características nos permitirán liberar el vino y a la vez apreciarlo con mayor luminosidad. La decantación del mismo es recomendable por un período de 30 a 45 minutos. Luego, la evolución se dará naturalmente durante el transcurso del consumo. Temperatura de Servicio: 16°C.

Château Pontet-Canet. Esta magnífica casa de vinos de Pauillac confirma como pocas la filosofía de la evolución positiva, basada en la adaptación y en las ideas claras por sobre el tradicionalismo. Efectivamente, una bodega de Burdeos con tintes tradicionales, fue la propiedad que conduce actualmente Alfred Tesseron, descendiente de Guy Tesseron, aquel comercializador de cognac que se hizo del establecimiento en 1975. Antes de su llegada, la bodega había permanecido durante 110 años en manos de la familia Cruse, segunda dinastía al mando de estos viñedos. El primer dueño fue Jean François de Pontet, un hombre perteneciente a la corte de Versalles, cercano a Luis XV, quien tras su retorno a Guyenne se transformó en gobernador del Médoc. En 1705, Pontet adquirió algunos acres al norte de la aldea de Pauillac, que luego convirtió en viñedos. Poco después se sumaron algunas parcelas pertenecientes a un territorio llamado Canet, lo que terminó por definir la denominación actual. En 1855, Château Pontet-Canet se convirtió en una de las pocas bodegas seleccionadas para formar parte de la clasificación establecida por Napoléon III. Pero volviendo al principio, uno de los principales logros de Alfred Tesseron fue justamente abrazar la historia sin aferrarse a ella. Hoy, tras varios años de trabajo y modernización, la bodega se muestra próspera, fresca y renovada, apoyándose principalmente en los procesos orgánicos y biodinámicos, que se expresan magníficamente en apenas dos etiquetas: Hauts de Pontet-Canet y Château Pontet-Canet.

 

 

¿Consultas? (+54 11) 6089 – 3212. Stock sujeto a disponibilidad.
Beber con moderación. Prohibida su venta a menores de 18 años.
Contenidos Exclusivos, elaborados íntegramente para Vinoteca Argentina.
Prohibida su reproducción, total o parcial. Copyright 2018.